luces

¿Alguna vez has visto luces?

En este caso, estoy hablando de luces que en realidad no estaban ahí… A veces son luces rojas, otras luces blancas o amarillas… ¿te ha pasado alguna vez? A mí me ha pasado en numerosas ocasiones, y justamente ayer me llamaron unos amigos algo alterados porque habían visto luces rojas en su casa, y querían preguntarme si sabía algo acerca de este fenómeno.

Tal vez ahora te estés preguntando por qué en un blog de yoga estoy hablando de estas cosas… En realidad estamos habituados a tratar y catalogar los temas por separado, pero yoga significa «unión», y eso engloba tanto el cuerpo como la energía, que es precisamente de lo que trata este post.

Volviendo a las luces… Generalmente son algo fugaz, como un flash, y podemos verlas en el interior de casa o bien en el exterior. No suelen tener una forma definida, aunque hay quienes las ven con forma de «globo«. Si has visto alguna de estas luces, la buena noticia es que no debes preocuparte.

Lo cierto es que no puedo afirmar rotundamente ni que sea un efecto óptico, ni que sea un fenómeno energético. Como casi siempre en la vida imagino que en algunos casos serán lo primero y en otros lo segundo, aunque aquí os voy a hablar de la parte energética.

Lo primero es comentar que la mayoría de estas luces, cuando nos aparecen en casa suelen hacerlo durante la época de frío. Aproximadamente desde octubre hasta febrero. En algunas tradiciones paganas y chamánicas se ha asociado este periodo al regreso del más allá de todo tipo de entidades, y de hecho en los cuentos populares de navidad los protagonistas son siempre seres fantásticos que vuelven de regreso al mundo por unos días.

Por tanto suele ser muy habitual durante este periodo ver luces, sombras, tener más pesadillas, sueños lúcidos… Según cuentan estas tradiciones paganas, se debe a que el velo que separa los diferentes mundos se vuelve más fino, y estaríamos más receptivos a estos fenómenos.

Personalmente (y ojo que esto es sólo mi opinión) pienso que tal vez estos fenómenos ocurran porque durante estas épocas de más frio, en que la naturaleza duerme, la energía está también dormida y permite que estas luces, entidades, o cómo queráis llamarlas, puedan circular más libremente o simplemente las podemos captar mejor. Mientras que una vez que llega la primavera con su explosión de vida, hay tanta energía a nuestro alrededor que todos estos fenómenos pasan desapercibidos, o bien no suceden…

En cualquier caso, creo que siempre nos obcecamos con querer saber «la verdad» o las causas de todo lo que nos rodea. A veces es más simple aceptar el hecho de que nunca lo podremos saber todo. En mi caso creo que no debería importarnos tanto saber exactamente que estamos viendo, como entender que es algo que no entraña peligro alguno, que no es un símbolo de mal agüero, ni anuncia peligro, ni son entidades malvadas que puedan ponernos en peligro.

Y es que siempre que nos pasan este tipo de cosas, tendemos a asustarnos y nuestra mente se llena de pensamientos siniestros (en parte culpa de las tele y sus historias para no dormir…). Por eso quería escribir este post, y deciros que no debéis preocuparos, que ver esas luces puede ser algo normal (aunque no estemos habituados a ello), y que en ningún caso simbolizan algo negativo en vuestras vidas.

Isabel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableYoga in blue +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Contenido protegido, ¡disculpa!